Como un peso muerto se hundió en el mar, buscó el fondo con la determinación de la primera vez. Al contactar con el limo y la arena lo supo, un motor no la arrastraría al cielo, no volvería a nadar…. a volar. Había llegado a su destino final. Las aguas, cual espejo reflejaban bajas terrazas de algodón, sólo un lento ir y venir, un chapoteo que sacude la cadena que la hiende. Los ojos del viejo marino se aseguraron de que nada volvería a moverla y luego subió al pequeño bote apartándose de la vieja barcaza. Fotografía, Alec Seeger Texto, Claudio Acosta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest