Cada vez que me sonríes, sube el precio del oro

El día de la boda de Mabel y David, se escuchaban suspiros de amor…

  • Sabes? La primera vez que te vi, reluciente sobre el terciopelo, tan delicada, tan suave y curvilínea… se me dispararon los kilates.
  • Me vas a ruborizar. Hemos encontrado a nuestra pareja perfecta, no has escuchado como se les acelera el corazón cuando se miran?
  • Y no pueden parar de sonreír, los cuatro hacemos buena pareja. A mí me da que son de los que caminan de la mano y se hacen carantoñas… y yo te voy a comer a besos cada vez que se acaricien.
  • Sssshhh! Baja la voz! Creo que alguien nos está mirando.
  • Es el gato, no te has fijado que está debajo?
  • Que no, que no, a mi me da que es el tipo raro ese con la caja negra delante de la cara, no para de hacer posturas raras y ahora está ahí arriba.
  • Saluda mi amor, creo que ese es el fotógrafo.
  • Pues está como una cabra! Como vamos a salir así? Sin un buen cojín de encaje y terciopelo con sus lacitos y su cesta…

Guardar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest