Pero qué majos son! Esa fue mi primera impresión el día que conocí a Raquel y Roberto, son pura química y cuando los conoces lo primero que piensas es que están hechos el uno para el otro, sentido del humor, cariño, complicidad, no les falta de nada.

Así que allá nos fuimos, a la Finca La Cervalera en Tarancón con un importante reto, capturar en su reportaje de boda toda esa magia que ellos tienen y el cariño que se respiraba en el ambiente, nuestra misión, fotografiar lo intangible, que es lo que importa.

Raquel y Roberto querían disfrutar del día, con tranquilidad, de la compañía de sus invitados y como sus fotografías también eran muy importantes para ellos, optaron por un first look. Ya hemos hablado otras veces de este momento, uno de los encuentros más románticos que se puedan ver. Aprovechamos los rincones de la finca, jugando con la luz y disfrutando de unas texturas maravillosas.

Celebraron una preciosa ceremonia civil al aire libre, especial y personal por derecho propio, la ofició magistralmente un buen amigo de la pareja, que aunque estaba casi tan nervioso como ellos hizo un trabajo impresionante, entre él y el resto de los invitados que participaron la convirtieron en una de esas ceremonias civiles en las que a la fotógrafa se le escapan las lágrimas de emoción. Fue simplemente, redonda!

La celebración fue en la misma finca y con todo el tiempo del mundo para disfrutar de cada minuto de la fiesta. Fue una auténtica delicia compartir ese día con ellos.

 ——————————

What a lovely couple! It was my first impression when I first met Raquel and Roberto, they are meant to each other full of charm, chemistry and a great sense of humor.

So there we headed to Finca La Cervalera in Tarancón bearing in mind our mission to capture in their wedding photographs all their magic and the felling that embraced everything that they.

They aimed to enjoy every minute with their family and friends but also their wedding photographs were of main importance for them. That’s the reason why the opted for a first look, a romantic and private moment that they will cherish forever. For their photos together we explored the venue and the surroundings, filled with wonderful textures and a beautiful light to play with.

Raquel and Roberto had a beautiful and personal ceremony, it was a very special one since a good friend of the couple was in charge of it. Despite how nervous he was with such a chore he did an incredible job and together with the guest that took part on it made a very emotional ceremony that will last forever in everyone’s memories. 

It was a beautiful wedding, they had plenty of time to enjoy the company and the party. And we were delighted to be there to witness it.

 

Guardar

Guardar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest