Una boda civil con lluvia y amor

Al mal tiempo buena cara! Otra gran demostración de que todo en la vida es cuestión de actitud! El día de la boda de Ana y Carlos llovió a mares, tenían planeada una boda civil en Los Jarales pero hubo que hacer cambios de última hora. Todo salió redondo, la ceremonia en las bodegas fue aun más íntima y acogedora, la emoción embargó a todos y fue un momento muy intenso. Como habían tenido ya un maravilloso “first look” pudieron disfrutar de la boda sin tener que alejarse ni un minuto de sus invitados. La cara de emoción y nervios de Carlos esperando a Ana para verla por pimera vez no tuvo precio! y la fiesta salió redonda y es que el amor puede con cualquier clima!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest